Meu mundo, minhas ideias, EU!

Existirán pocos verdaderos almacenes en Uruguay hoy día, pero seguro que todos que ya vivieron en ROU un día entraron a hacer un mandado cuando chico para sus familias, y a gastar unos pesitos en cosas que se guardan como lindos recuerdos…
Para los que no conocen el verdadero almacén, en primer lugar es un establecimiento que tiene que tener un poco de todo. De productos de primera necesidad como hierba mate asta aquellos juguetes que uno sabe que no van a durar hasta el fin de la tarde en manos de los chiquitos. Pero que no los pueden ver puestos estratégicamente a altura de sus manitos deseosas de adquirir (a costos de “!dale mama! Compra! Compra! Y sigue el lloro…).Son locales en su mayoría chicos y apretados con un ventilador de techo, en que con mucha paciencia y educación, nuestros valientes almaceneros y almaceneras atienden los deseos de nuestra población y por que no las necesidades, siendo que se puede comprar de todo y en todas las cantidades y calidades que uno desea, pagando un precio mas justo que en los mercados de grande circulación.
Si no sos uruguayo, para saber si estas en un verdadero almacén, lo primero que tenés que constatar, es si hay una variedad de fiambres de procedencia un tanto dudosa (pero que son los mas ricos dígase de pasaje) colgados en ganchos de acero por el techo. En seguida  intenta sentir el olor del queso para rayar (en general no es difícil, siendo que siempre esta a la mano del consumidor que deseoso de probar con el pretexto de comprar, siempre pide un cachito). Después, localiza las damajuanas de vinos, (estos son de mala calidad mismo), pero no te preocupes que seguro que son hechos para  que los cortemos con coca-cola, agua con gas o peor: el famoso jugolin, infaltable también en estos establecimientos (el mas rico es el de pomelo) para no sentir el gusto del fly que seguro lo  tienen en su composición (hace la prueba, y vas a constatar que no hay moscas volando alrededor de las damajuanas) . Luego intenta ver los alfajores en sus cajas de cartón a vista siempre en el bacón de madera improvisado casi siempre en cima de mostrador refrigerado (que si no hace barajo de motor, a veces parece una metralleta pidiendo que le des un fin). Pero están también las cosa mas ricas y frescas de nuestro país, como las morcillas y el pan que el panadero muy gentilmente lo trae de mañana y te lo venden hasta el fin de la tarde y todavía dicen:”es fresco de hoy”.En otras épocas, les hablo de mis  ocho, nueve años. Existían unas cajas de acero que tenían biscochos bicolores enormes (en general mitad, rosado mitad crema) y que eran exquisitos y además de unos paquetes de algo chamado pernigote que era común en mi infancia, andar por la calle arrastrando en el suelo una tira enorme solo para plantar la envidia  al botija del vecino acompañado de frases como: “? Mira que me compre? ¡Y no te invito!”. Y bueno, así son los almacenes de Uruguay, e ya me iba olvidando de la frase que muy gentilmente dicen los almaceneros y almaceneras de Uruguay: ¿Algo más señor? ¿No? Bueno… tenga un Buendía y muchas gracias!!!
Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: